Vive sin tabaco

El tabaco mata en el mundo a más de ocho millones de personas cada año. Más de siete millones de esas muertes se deben al consumo directo del tabaco y aproximadamente 1,2 millones al humo ajeno al que están expuestos los no fumadores.

Fumar tabaco es un factor de riesgo conocido en muchas infecciones respiratorias que aumenta la gravedad de este tipo de enfermedades, y ahora, en medio de la pandemia, se sabe que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores.

 El COVID-19 es una enfermedad infecciosa que ataca principalmente los pulmones. El tabaquismo deteriora la función pulmonar, lo que dificulta que el cuerpo luche contra esta y otras enfermedades.

El consumo del tabaco es además un factor de riesgo importante de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, algunas enfermedades respiratorias y la diabetes, y las personas que padecen esas enfermedades tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves en caso de verse afectadas por COVID-19.

El tabaco y el COVID-19:

  • Los fumadores tienen alto riesgo de desarrollar síntomas muy graves y generarse la muerte por COVID-19.
  • Un fumador aumenta el peligro de transmitir partículas del virus a otras personas en ambientes sociales.
  • Al acercarse los dedos a la boca para fumar se aumenta la posibilidad de transmisión.
  • El uso compartido de boquillas y mangueras de tabaco puede facilitar la transmisión de la COVID-19 en ambientes comunitarios y sociales.

Fuente: Minsa / OMS

Trabaja Perú Escrito por:

Sé el primero en comentar

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *