Vivir sin violencia

Por Elizabeth Halanocca / Responsable de Promoción de la UZ Moquegua

El 25 de noviembre pasado se celebró, a nivel internacional, el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. En nuestro país este es un álgido y alarmante problema como lo demuestran los 149 feminicidios que, según el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), fueron registrados oficialmente en lo que va del año. Esta fecha y contexto nos debe invitar a hacer un alto en nuestras actividades y generar una autorreflexión: desde nuestras posiciones como instituciones y servidores públicos, ¿qué estamos haciendo para ayudar a cambiar esta alarmante situación?

El programa Trabaja Perú, sensible ante la problemática de violencia contra la mujer, a través del Concurso de Proyectos 2019, ha implementado estrategias inclusivas para este grupo vulnerable, priorizando su acceso a oportunidades laborales con la intención de que las participantes, en esta condición, se empoderen y terminen con el circulo de violencia y agresión en el que viven.

Pero nuestra intervención no termina ahí, pues continúa a través de acciones articuladas con distintas instituciones como: Centro de Emergencia Mujer – MIMP, CONADIS, OMAPED, MINSA, SISFOH-ULE, para procurar una participación plena y efectiva de nuestras participantes, garantizando su bienestar durante la ejecución de los proyectos. Soy testigo que los compañeros Responsables del Área de Promoción de las distintas unidades zonales hemos sumado esfuerzos de coordinación con estas instituciones procurando el bienestar de nuestros participantes.

Como miembro de la UZ Moquegua, quiero socializar una experiencia en particular: a raíz de la intervención del Centro de Emergencia Mujer – MIMP (CEM Comisaria – Samegua, CEM Ilo) a nuestras y nuestros participantes de los convenios en ejecución, se han identificado dos casos de violencia sexual en el distrito de San Cristóbal, provincia de Mariscal Nieto. Asimismo, diez participantes de los 87 del convenio 22-0003-CP-01 del distrito del Algarrobal (Ilo) son parte de ICLLOS (Intervención Comunitaria con Líderes y Lideresas de Organizaciones de Base), estrategia implementada por el MIMP. En ese espacio se les capacita en sus competencias y habilidades para el fortalecimiento de su liderazgo y así prevenir la violencia familiar en su comunidad. Estos resultados nos animan a seguir trabajando articuladamente y a decir: ¡no a la violencia contra la mujer!

Trabaja Perú Escrito por:

Sé el primero en comentar

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *