El valor de una buena idea

Viernes 2 de agosto. Primeras piedras en el distrito de Salpo, provincia de Otuzco, La Libertad. Allí empezaría la construcción de un muro de contención contra deslizamiento de talud. En medio de la algarabía, propia de todo inicio de obra, los miembros de la Unidad Zonal de La Libertad notaron algo: algunas de las participantes tenían hijos y, seguramente, iban a tener problemas en el futuro para poder cuidarlos. ¿Habría alguna manera de apoyarlas?

Luego de algunas conversaciones con representantes de la municipalidad, se logró algo digno de replicar: se consiguió instalar una guardería en el local municipal, aprovechando su cercanía al proyecto. Una de las participantes, que se encuentra en etapa de gestación, es actualmente la encargada de cuidar a los siete niños que hacen uso de este servicio. De esta forma, sus madres pueden ser parte de la obra sin preocuparse por la seguridad de sus hijos e hijas.

Lo ocurrido en Salpo evidencia la importancia de tener una buena idea y, en particular, la voluntad para desarrollarla. Desde luego, ello no hubiera sido posible sin el apoyo -indican los miembros de la UZ La Libertad- del alcalde distrital, la responsable de la Unidad Local de Empadronamiento (ULE) y del apoyo de la Defensoría Municipal del Niño, Niña y Adolecente (Demuna). Y es que, además, esto demuestra, que la articulación es fundamental para llevar a cabo iniciativas como esta y, en general, para la labor que realizamos día a día.

Foto: UZ La Libertad
Fuente: Mario Ordoñez, responsable de Promoción de la UZ La Libertad

Trabaja Perú Escrito por:

Sé el primero en comentar

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *